Mitos y verdades sobre el envejecimiento

Demencia, depresión, soledad y otras enfermedades, son una constante en el vocabulario de mitos sobre el envejecimiento y, aunque a nadie le gusta envejecer, la realidad es que el camino rumbo a la vejez no está necesariamente colmado de malas noticias, por eso es importante aclarar algunas falsas creencias alrededor suyo.

 

Mito: Envejecer es irreversible

 

Verdad:

El envejecimiento responde a la edad cronológica, mientras que la velocidad marca la edad biológica (la edad del cuerpo). Dicha velocidad se acelera o disminuye según el control de determinados factores de riesgo como la presión arterial, sobrepeso, control de glucosa y estrés, entre otros. La importancia radica en intentar prevenirla mientras aún se es joven.  

 

Mito: Envejecer es cosa de viejos

Verdad:

En un sentido estricto, en realidad envejecer es cosa de jóvenes. En un lapso de 6 años un joven estudiante de medicina envejecerá más que sus propios abuelos, y es que envejecer es un proceso acumulativo ligado al curso natural de la vida. La verdadera diferencia, como en el párrafo anterior, radica en la prevención para envejecer saludablemente. 

 

Mito: Envejecer es normal

Verdad:

Aunque pueda parecer un tanto paradójico, el envejecimiento guarda un poco de anormalidad. La juventud es un conjunto de procesos biológicos que direccionan de diferentes maneras al cuerpo humano para llegar a la edad reproductiva con la mayor vitalidad posible. Sin embargo,  si nos ponemos un tanto románticos, sin importar la edad, una buena alimentación, descanso adecuado, meditación, ejercicio, sueños y proyectos, se puede volver a balancear hormonalmente el cuerpo. 

 

Mito: Envejecer es sinónimo de demencia

Verdad:

Cuando no se tuvo una buena prevención durante la juventud, algunos cambios son inevitables con la edad, principalmente a nivel cognitivo. Los tiempos de reacción se vuelven más lentos y la capacidad para resolver problemas también, no obstante, muchos adultos mayores superan las pruebas de inteligencia basadas en el conocimiento y la experiencia acumulados, por encima de adultos de mediana edad y jóvenes.

 

Dicho en otras palabras, la edad no es sólo un hecho cronológico, tiene que ver con actitud, valores y esperanza, porque hay jóvenes espiritualmente viejos y viejos con enorme juventud espiritual.

Sé la persona que quieres tener en tu vida, el camino hacia el amor verdadero es la confianza. Lerk, tu aliado en el placer.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email