Hombres: ¡Sin miedo! ¿Depilado o sin depilar?

Depilarse no es nada nuevo, pero hacerlo debajo de la cintura es punto y a parte. Si abrazas por completo tu hombría o comenzaste a depilarte mucho antes de que hacerlo se volviera algo común entre hombres, seguramente tienes un poco de curiosidad por saber qué prefieren las mujeres, sobre todo cuando se trata de tus regiones inferiores. 

 

Podrás pensar que es desagradable o inconveniente, pero la realidad es que el vello público existe por una razón, el problema es que no estamos seguros realmente de cuál podría ser. Algunos biólogos sugieren que el vello púbico es una señal evolutiva que anuncia que estamos listos para procrear, pero también sirve como un indicador de la pubertad. Otras teorías apuntan a que su función es atrapar las feromonas y que afeitarse por completo es sinónimo de perder los beneficios de la atracción olfativa.

 

Por otra parte, los bacteriólogos argumentan que el vello púbico sirve para atrapar el sudor, la suciedad y evita que las bacterias que causan infecciones lleguen al área genital, una función mucho más importante para las mujeres que para los hombres. Asimismo, reduce la irritación de la piel que podría producirse por el roce. 

 

En pocas palabras, puede que debas pensarlo dos veces antes de decidir eliminarlo por completo, lo que es cierto es que una ‘manita de gato’ nunca está de más. Siempre puedes optar por algo más cercano a un corte y, si por ejemplo decides ir a una playa nudista, existen ciertas medidas de precaución (como un bálsamo) que debes tomar en cuenta para proteger la piel en el área genital recién afeitada.

 

 

Ahora bien, si ya decidiste probar un cambio, toma en cuenta que las mujeres tienen muchas más opciones y flexibilidad a la hora de optar por un estilo único, sin embargo, también existen variaciones de estilo que pueden adaptarse a tus necesidades.

 

1. Desnudo 

Afeitado total o sin pelo. Toma en cuenta que esto implica mucho más esfuerzo, especialmente en el área del escroto, así como algunos cuidados posteriores, ya que la piel afeitada es especialmente sensible y propensa a las infecciones. Así que considera todos los pros y contras antes de hacerlo. 

 

2. Podado

La opción más común y la más recomendable, también el mantenimiento más fácil y seguro. Un corte rápido, ya sea con tijeras o una afeitadora eléctrica. Si lo haces con frecuencia, con el tiempo domesticarás tu vello púbico rebelde sin demasiado esfuerzo.

 

3. Semi podado

Algunos hombres concentran sus esfuerzos en afeitarse sólo los testículos, ya sea por razones estéticas o sexuales. Si sigues este camino, ten muchísimo cuidado, ya que la piel del escroto es más delgada y fácil de cortar.

 

Sin importar la decisión que termines tomando, recuerda que eres lo que eliges ser, así que rompe los estereotipos y cambia el miedo por la confianza. Lerk, tu aliado en el placer.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email