¿Qué hacer ante un despido injustificado?

Si crees que te han despedido injustamente, intenta apelar según los procedimientos de despido de tu empleador. Si esto no funciona, es posible que tengas que proceder legalmente en contra de la empresa, pero tranquilo… que, como dicen por ahí, todo en esta vida tiene solución menos la muerte.

 

Intenta llegar a un arreglo

Antes de presentar una queja formal por despido injustificado, intenta resolver las razones de tu despido directamente con tu empleador y verifica si realmente no merecías ese despido. Es mejor un mal arreglo que un buen pleito legal en materia laboral, y los patrones siempre preferirán llegar a un arreglo que irse a litigio para terminar pagando de más. 

 

 

No te dejes intimidar

Nunca bajo ninguna circunstancia te dejes amedrentar al punto que te obliguen a firmar tu renuncia y no firmes documentos que no estés seguro de lo que dice su contenido. Todos siempre conocen a alguien que es abogado, haz mención de eso: “mi primo, mi hermano, mi tío, mi cuñado, etc… es abogado”, para predisponer a quien te corre, que tú tendrás una asesoría legal 

 

Diferencia entre liquidar y finiquitar

Si el patrón que te quiere correr está ofreciendo un finiquito en lugar de una liquidación, no lo aceptes bajo ninguna circunstancia. Cuando renuncias recibes un finiquito, cuando te corren te corresponde por ley una liquidación, misma que se mide a partir de la Prima de antigüedad, salarios vencidos (sólo en caso de despido injustificado, con límite de 12 meses a partir de la notificación del despido), de 3 a 20 días de salario por año trabajado (sólo en caso de ser despedido injustificadamente) y tres meses de salario. 

 

En Internet existen simuladores de liquidación de empleo que te permiten calcular lo que te corresponde con base en tus recibos de nómina, tu sueldo, antigüedad y prestaciones a las que tendrías derecho de acuerdo a la ley.

 

 

Tienes las de ganar

La Ley Federal del Trabajo siempre protege al trabajador y te garantiza no sufrir abusos por parte de los empleadores. En un litigio laboral a pesar del tiempo que pueden llegar a durar los mismos, el trabajador siempre tiene más beneficios y derechos que el propio empleador, a menos que hayas hecho algo que justifique tu despido. 

 

Como puedes ver, siempre existen alternativas para defenderse ante una injusticia, y si desafortunadamente te ves envuelto en una situación así, ya sabes qué hacer. Todo cambio es para bien, o te transformas o dejas de crecer. Busca el lado bueno de las cosas. Lerk, tu aliado en el placer. 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email