¿Plan pareja? Ponte creativo y regálale experiencias

¿Un aniversario más para celebrar y te quedaste sin ideas de regalo? Mientras muchos se dirigen a los centros comerciales en busca del mejor vestido, los mejores aretes o el mejor collar… Amit Kumar, Psicólogo Social de la Facultad de Artes y Ciencias, dice que el regalo perfecto no es un artículo material, y en su investigación demuestra que las experiencias proporcionan más alegría y tienden a aumentar la conectividad social 

 

En sus palabras, “un efecto que hemos encontrado una y otra vez en nuestros estudios es que la compra de experiencias, es decir, dinero gastado en hacer cosas como viajar, entradas a eventos y comida en restaurantes, tiende a hacer a la gente más feliz que la compra de artículos materiales como el dinero gastado en obtener cosas como ropa, joyería o dispositivos electrónicos”.

 

La razón es de hecho bastante simple, y es que en parte esto se debe a que el consumo de experiencias promueve las relaciones sociales más fácil y efectivamente que el consumo material. Por otro lado, las experiencias facilitan una mayor sensación de conectividad social que luego conlleva a las personas a querer conseguir aún más conexiones.

 

 

Uno de los motivos por lo cual las personas dan regalos en primer lugar es para conectarse con la persona a las que están regalándole algo. Por eso, tiene sentido que estos regalos sean aquellos que fomenten las conexiones en vez de inhibirlas. Gastar en hacer cosas hace que sea mucho más probable adoptar sentimientos de conectividad en lugar de gastar en tener.

 

Incluso con poco tiempo, un regalo de experiencia puede ser fácil, reflexivo y gratificante de organizar. Desde algo simple como ir al cine, hasta algo más original como apuntarse a clases de pintura, hacer cerámica juntos, aprender a bucear o incluso un día de spa en casa con una noche de descanso. 

 

La cantidad de cosas que tienes no te generarían tanta preocupación si el exceso de cosas mejorara tu vida o te hiciera más feliz…  pero no es el caso. Tenemos y consumimos el doble de bienes materiales que hace 50 años, pero estadísticamente somos mucho menos felices. 

 

Ahora ya lo sabes, para la próxima ponte creativo y regálale algo diferente, único y que quede marcado para el resto de sus vidas, hay cosas que el dinero no puede comprar. Lerk, tu aliado en el placer. 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email