Salud mental: ¿Qué es y cómo preservarla?

Debido a la pandemia mundial ocasionada por el brote de la enfermedad COVID-19, muchas personas han comenzado a presentar distintas complicaciones conforme a su estado emocional y salud mental, sintiendo ansiedad, depresión o incluso pánico. Se trata de una consecuencia completamente normal causada por el confinamiento y aislamiento social, aun así es importante estar atentos para identificar y reconocer las emociones o síntomas que estamos experimentando para actuar de inmediato y resolverlas.

Recuerda que cuidar de tu salud mental y estado emocional es importante y no es motivo de vergüenza ni mucho menos. Es relevante normalizar hablar de estos temas para mejorar nuestra forma de vida:

¿Qué es?

Es el estado de equilibrio que debe existir entre las personas y el entorno sociocultural que los rodea. Incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones.

Es importante señalar que si nosotros estamos nerviosos, ansiosos o presentamos alguno de los siguientes síntomas, no hay forma en que las personas a nuestro alrededor no se vean afectadas, o incluso comiencen a desarrollar los mismos síntomas que nosotros. Por esto mismo, es recomendable cuidar y observar nuestro comportamiento:

Identifica lo que sientes

Lo más importante en cualquier recuperación es reconocer qué te está pasando e identificar los síntomas.

Ansiedad: Se caracteriza por una gran inquietud, es un estado de tensión elevada, preocupaciones constantes, nerviosismo, irritabilidad, no poder dormir.

Enfado: Sentimiento de disgusto y mala disposición, generalmente a causa de algo que contraría o perjudica. Es una reacción exagerada. 

Hipotimia: Estado de ánimo decaído, triste, afligido, sin que llegue a ser depresión clínicamente diagnosticable.

Irritabilidad: Hostil, poco receptivo a la crítica, dificultades para conversar, etc.

Indiferencia: Rango limitado de expresión emocional; no responde adecuadamente a la estimulación a su alrededor.

Soluciones


En esta lista adaptamos pasos a seguir para cuidar y preservar tu salud mental y posiblemente la de tu familia:

1. Todo es mental

Aquí hay un secreto, tu cabeza te está mintiendo. Efectivamente son tus pensamientos los que autosabotean tu estabilidad. Recuerda que lo que piensas y sientes no son declaraciones ni hechos, sino ideas fabricadas por tu propia mente bajo una gran presión y estrés.

2. Respira profundamente 

Controla tu respiración de forma consciente, una buena técnica es respirar en cuatro tiempos, retener por dos y soltar en cuatro de nuevo, te ayudará a calmarte y pensar con claridad.

3. Hobbies y pasatiempos

Realizar alguna actividad positiva que se adapte a tus preferencias es una excelente manera de mantenerte positivo y relajado. Practicar algún deporte ayuda a liberar estrés y generar serotonina en el cuerpo. Trabajar en un proyecto nuevo que cause emoción, desarrollar una habilidad nueva, tocar un instrumento musical, o descubrir nuevos programas de televisión son hobbies que ayudarán a distraer la mente y mantenerla enfocada en otros temas. Trata de lograr un equilibrio entre tener una rutina y asegurarte de que cada día tenga una actividad nueva para hacer un poco diferente el día, puede ser probar una bebida nueva en tu café favorito, tomar otro camino a casa o escuchar una estación de radio diferente.

4. La rutina

Es importante respetar el espacio y los tiempos que cada persona tiene para evitar conflictos y malos entendidos cuando se vive con alguien. El vivir juntos tampoco significa que todos deban de realizar las mismas tareas o tengan los mismos objetivos. Ya que muchos estamos trabajando desde casa les recomendamos seguir una rutina con horarios determinados y específicos. Esto traerá orden y satisfacción a la vida cotidiana. 

5. Habla con tu familia y amigos

Es imprescindible mantener la comunicación con seres queridos, sean amigos o familiares, sobre todo después del aislamiento social. Para seguir las medidas preventivas, esto se puede hacer mediante a redes sociales, videollamadas y llamadas telefónicas. Procura que el coronavirus no sea el tema principal de la conversación y hablen de otras cosas. No olvides preguntar por su estado emocional y salud mental. 

Finalmente, si las indicaciones y técnicas expuestas con anterioridad no son suficientes y continúas con estrés, ansiedad o depresión, recomendamos buscar a un especialista.  Recuerda que no solo es importante preocuparte por tu salud y placer sexual, sino por tu estabilidad emocional y salud mental. Practica estos pequeños métodos e invierte el tiempo suficiente en mantenerte activo y sobre todo feliz y relajado. Vuélvete tu mayor prioridad. Lerk, tu aliado en el placer.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email