“Yo sé que puedes bailar”: el Mezcal

Son muchos dichos y leyendas que giran en torno a este elixir de los dioses, y es que aunque hace algunos años era considerado una bebida de poca aceptación, de 10 años para acá el mezcal se ha convertido en uno de los destilados más populares de México. Por eso, nos dimos a la tarea de recopilar algunos y algunas de las más conocidas.

 

LEYENDAS

 

Cuenta la leyenda que nuestros antepasados prehispánicos tomaban mezcal únicamente por razones religiosas durante las ceremonias, y cuando comenzaban a conectar con los Dioses entonces solían decirse entre sí: ¡está ‘tomado’ por los Dioses! De ahí la expresión ‘tomado’ cuando quieres decirle a alguien que está borracho. 

 

Otra de las leyendas más populares cuenta que un rayo cayó sobre un agave dando lugar a la primera cocción de la piña, por lo que muchos consideran que el mezcal es una bebida que “cayó del cielo”.

 

 

En otra versión un poco más compleja, cuenta la leyenda que había una vez una Diosa insensible y soberbia. Su cuerpo era como el tronco de un agave, pero no tenía pencas sino cuarenta mil senos. De ellos brotaba el elixir que consumían quienes la veneraban en la tierra; era Máyatl, deidad zapoteca del mezcal.

 

Más adelante se conectó por primera vez con sus sentimientos cuando comenzaron a formarse unos gusanos en su corazón. Máyatl quedó para siempre atrapada y fue así que conoció la excitación, el deseo y luego el amor. Muy pronto, se enamoró de un valiente guerrero llamado Chag. A pesar de que también se sentía atraído a Máyatl, Chag no se consideraba digno de ella.

 

Fue un amor imposible hasta que un día Máyatl, le ofreció a Chag el más hermoso de sus senos para que de él bebiera el elixir que emanaba de sus entrañas. Bebió y bebió hasta que, embriagado, el guerrero imploró a la diosa: “Hazme dios o hazte mujer”.

 

 

DICHOS

 

Entre algunos de los dichos más populares se encuentran los siguientes: 

 

“Para todo mal, mezcal; para todo bien, también… y si no hay remedio: litro y medio”

“Yo sé que puedes bailar: el Mezcal”

“En este mundo terrenal es oro líquido el mezcal”

“Alguien tiene muchas ganas de tomar mezcal, pero no les voy a decir quién soy”

“El amor es como el mezcal, cuando te das cuenta ya lo tienes clavado en el corazón”

“Quiero un amor que se disfrute como el mezcal: despacito”

“Agua de las verdes matas, tú me tumbas, tú me matas y, algunas veces, me haces andar a gatas”

“El tequila: derecho, el café: a sorbos, el agua: a tragos, tu boca: a mordidas y el mezcal: a besos”

“Mezcal del bueno: mezcal a punto de veneno”

“Tus besos como el mezcal: los quiero dobles”

“No hay amor más puro y sincero que el de un buen mezcalero” 

“Unos la llaman felicidad, nosotros le decimos mezcal”

“Santo mezcal, líbranos de todo mal”

“Dios nos hace y el mezcal nos junta”

“Si me ves por alguno de tus recuerdos, invítame un mezcal”

 

Si ya te dio sed de la mala, sólo deseo que estés leyéndome en un viernes y recuerda que cuidarte también es productivo. Lerk, tu aliado en el placer. 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email