Sexo oral: Dile adiós a las infidelidades

Cuando se habla de sexualidad, los factores psicológicos asociados con el interés en el sexo oral han sido muy poco estudiados. Y es que aunque se sabe muy poco al respecto, muchos afirman que el interés de una mujer en la llamada felación no tiene relación con lo atractiva que considere o no a su pareja, a diferencia del interés de los hombres en el cunnilingus. 

 

Algunos estudios apuntan a que una de varias razones detrás de esta afirmación es que el interés de muchos hombres en el sexo oral evolucionó como una forma de evaluar si su pareja había sido infiel recientemente. Esta loca propuesta se basa en la idea de que si la pareja ha tenido recientemente contacto sexual con otra persona, se dejaría un olor o sabor detectable en sus genitales. Sin embargo, por fortuna la explicación más convincente pasa más por una cuestión biológica. 

 

Según un estudio hecho por la Universidad de Oakland en Rochester, Michigan, los hombres heterosexuales llevan a cabo sexo oral con sus parejas como una estrategia de “retención de pareja” para procrear, en términos simples, para que las mujeres vuelvan por más, reduciendo así la probabilidad de infidelidad y aumentando las posibilidades de que su pareja se quede el tiempo suficiente para llevar a su bebé y avanzar sus genes en la próxima generación.

 

 

En dicho estudio se encuestó a 243 hombres adultos en relaciones heterosexuales comprometidas con respecto a sus comportamientos sexuales, donde intentaron probar las hipótesis de que los hombres realizan cunnilingus para:

1) promover la retención de esperma, ya que las contracciones uterinas durante el orgasmo femenino atraen a los espermatozoides hacia el tracto reproductivo y, por lo tanto, hacen que sea más probable que ocurra un embarazo, y

2) promueven la retención de la pareja por promover la competencia de otras fuentes de esperma, ya que los hombres que llevan al orgasmo a sus parejas femeninas “están más satisfechos sexualmente” y, por lo tanto, es menos probable que busquen a otros hombres para tener relaciones sexuales. 

 

Los resultados demostraron que la teoría de la retención de esperma simplemente no se cumplió, mientras que la retención de pareja parece ser una razón de mayor peso. Por lo tanto, desde una perspectiva evolutiva, el cunnilingus es una herramienta en el arsenal de un hombre para retener a una pareja confiable, es decir, asegurarse de que la chica en la que está invirtiendo “recursos” no tenga el hijo de otro tipo. 

 

Aún así, el estudio es en realidad un tanto machista, ya que si nos quedamos con lo que ellos dicen, entonces debe existir una justificación científica más amplia para que los hombres le practiquen sexo oral a su pareja. Y es que así como dicho estudio concluyó que el cunnilingus y el orgasmo femenino pueden explicarse mejor como elementos de una estrategia de retención de pareja, la realidad es que una simple hipótesis no puede proporcionar una explicación completa, ya que decir que el único propósito es sobornar a una mujer con fidelidad implica que hacer que su pareja se sienta bien o feliz no puede ser razón suficiente. 

 

La pregunta importante aquí es: ¿realmente debe existir una justificación evolutiva para nuestro comportamiento sexual? “No lo sé Rick, parece falso…”. Mejor deja de hacer siempre lo mismo y recuerda que si alguien te da su confianza, te está dando un parte de sí. LERK, tu aliado en el placer.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email