¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Muchos han escuchado sobre ellos, algunos creen que son sólo para mujeres y otros no tienen ni la menor idea de lo que realmente son. En resumidas palabras, los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer la musculatura del suelo pélvico y, contrario a lo que creías hasta ahora, benefician tanto a mujeres como a hombres. 

 

¿Cuándo son de utilidad en las mujeres?

 

Si pierdes algunas gotas de orina al estornudar, reír o toser, si tienes impulsos fuertes y repentinos de orinar justo antes de hacerlo o si presentas incontinencia fecal, es momento de ejercitar los músculos del suelo pélvico. Muchos factores pueden llegar a debilitarlo, incluidos el embarazo, el parto, cirugías, el envejecimiento, el esfuerzo excesivo por estreñimiento o tos crónica y el sobrepeso. 

 

¿Cómo se hacen los ejercicios de Kegel en mujeres?

 

Identifica los músculos del suelo pélvico deteniendo la salida de la orina a mitad del camino. Una vez identificados, imagina que estás sentada en una pesa y contrae los músculos pélvicos como si estuvieras levantándola. Hazlo durante tres segundos, luego descansa y cuenta hasta tres. Perfecciona tu técnica concentrándote en tensar sólo los músculos del piso pélvico y evita contraer el abdomen, los muslos o el trasero. No olvides respirar y trata de repetirlo tres veces al día, al menos tres series de 10 a 15 repeticiones. 

 

OJO: No lo hagas siempre deteniendo el flujo de la orina, eso es únicamente para identificar los músculos. De lo contrario puedes provocar una infección urinaria en un mediano plazo. 

 

 

¿Y en los hombres?

 

En el caso de los hombres, el piso pélvico se puede debilitar a causa de la diabetes, vejiga hiperactiva o debido a una prostatectomía (que te quiten la próstata). Con ello, suele presentarse incontinencia urinaria o fecal y goteo después de orinar  y, aunque es muy similar a las mujeres, la función de estos ejercicios es completamente diferente, ya que los músculos del piso pélvico que sostienen la vejiga y el intestino, afectan directamente la función sexual. 

 

¿Cómo se hacen los ejercicios de Kegel en hombres?

 

Encuentra los músculos de la misma manera que las mujeres. Mantén la contracción durante tres segundos y luego relájate durante otros tres segundos. Al inicio será más sencillo hacerlo acostado, pero una vez que tengas dominada la técnica intenta hacer los ejercicios sentado, de pie o caminando. Repite 3 veces al día. Trata de hacer al menos tres series de 10 repeticiones al día.

 

Al final del día, el único que gozará de sus beneficios serás tú. Sé la persona que quieres tener tu vida y deja de hacer siempre lo mismo. Lerk, tu aliado en el placer. 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email