Disfunción eréctil: hablemos sin tabúes

La disfunción eréctil, también conocida como impotencia, es por definición la incapacidad para conseguir una erección o mantenerla con la suficiente firmeza para una relación sexual y afecta de 20 a 30 millones de hombres en el mundo. En México las cifras no se quedan atrás, el 55% de los mexicanos mayores de 40 años sufre de disfunción eréctil y sólo el 10% de hombres acude al médico o urólogo para tratar este padecimiento. Lo que inevitablemente nos invita a preguntarnos ¿por qué?  

 

Al tratarse de una enfermedad cuyo origen puede ser psicológico con repercusiones físicas o un trastorno físico con repercusiones psicológicas, es importante abordarlo desde una perspectiva social ya que de no saberse manejar puede desencadenar en complicaciones tales como una vida sexual no satisfactoria, estrés o ansiedad, vergüenza o baja autoestima, problemas de pareja y hasta la imposibilidad de embarazar a tu pareja. 

 

Muchas veces puede ser el resultado de una combinación de cuestiones físicas y psicológicas. Por ejemplo, una enfermedad física menor que hace que tu respuesta sexual sea más lenta puede generar ansiedad y dicha ansiedad a su vez empeorar la impotencia. 

 

“¿El tamaño importa? ¿a las mujeres les gusta grande o pequeño? ¿Cuánto me debe medir? ¿Cuánto debo durar? ¿…y si a medio round se me baja? ¿se me va a seguir parando de viejo?”, son tan sólo algunos de los cuestionamientos comunes y constantes entre muchos hombres, y aunque en últimos años el machismo ha venido a menos, la realidad es que persiste la idea sobre la masculinidad de ser alguien siempre potente y dispuesto a dar placer y dar la talla ante una mujer cada vez más exigente en la cama. 

 

 

Lo cierto es que tener problemas de erección de vez en cuando no es de preocupación, el verdadero problema es que vivimos en una sociedad con un sistema de creencias obsoleto y es precisamente ahí donde el silencio de quienes lo padecen se acrecenta. La excitación sexual tanto masculina como femenina, es un proceso muy complejo que involucra al cerebro, los músculos, nervios, vasos sanguíneos, las hormonas y hasta las emociones, y la disfunción eréctil puede deberse a algún problema con alguno de esos factores. Si tienes problemas recurrentes para tener o mantener una erección y tu deseo sexual se ha visto disminuido no te calles, háblalo con tu médico de confianza.  Recuerda que todo en esta vida tiene solución, menos la muerte. 

 

WESER PHARMA, preocupado por los altos índices de mexicanos con disfunción eréctil y otros padecimientos, participa en distintas áreas terapéuticas, tales como Salud Masculina. Pregunta a tu médico por el medicamento que mejor se adapte a tu estilo de vida.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email