Cuidados de la piel al momento de afeitarse

Es fácil sentir que una buena rutina de afeitado y cuidado de la piel está fuera de tu alcance cuando entras a la sección de cuidado personal en la farmacia y ves los estantes llenos de cientos de productos. Pero sabes realmente ¿qué hace la mitad de ellos?

 

En realidad, todo es mucho más sencillo de lo que crees, y es que la única rutina de afeitado y cuidado de la piel que necesitas consta de sólo tres productos, siempre puedes agregar más dependiendo las necesidades específicas de tu piel, pero en términos generales con esto bastará para volverte un experto.

 

Paso 1: Limpieza


Si tienes la piel grasa o pasas mucho tiempo trabajando al aire libre, limpia tu rostro al menos dos veces al día. Usa un producto de limpieza facial por la mañana cuando apliques tu rutina completa de tres pasos. Dependiendo tu tipo de piel y de lo sucia que se ponga en el transcurso del día, puedes limpiarla con el mismo producto una segunda vez por la noche o lavar con agua tibia por la noche. Ahora bien, toma en cuenta que si tu piel es sensible o seca, la limpieza excesiva puede causar irritación y daño. De ser así, procura mejor lavar tu piel sólo con agua por la noche.

 

 

Paso 2: Exfoliación


Exfolia tu piel para estimular una renovación celular más rápida. Esto significa que tu piel se regenere más rápido y luzca más saludable y joven. Existen dos tipos de exfoliación: física y química.

 

La exfoliación física elimina las células muertas y los desechos de la piel. Utiliza una esponja vegetal o un paño de microfibra, puedes usar también un dispositivo exfoliante o lavar con perlas de jojoba o cáscaras de almendra.

 

La exfoliación química también elimina las células muertas de la piel, pero de manera más delicada para la piel. Aún así, puedes irritar tu piel si te exfolias en exceso, lo recomendable es empezar con tres veces por semana y aumentar hasta una o dos veces al día.

 

Paso 3: hidratación


Finalmente, hidrata tu piel con una crema formulada para tu tipo de piel: generalmente se clasifican como normal, sensible, grasa o seca.

 

Una vez que tengas establecida tu rutina diaria de cuidado de la piel, asegúrate de seguirla todos los días. Puede tomar un mes o más de aplicación constante para ver los resultados.

 

Recuerda que el afeitado y la exfoliación van de la mano. No sólo es importante exfoliarse a diario, es especialmente importante exfoliar antes de afeitarse. Esto ayudará a eliminar las células muertas de la piel, el exceso de producto del día anterior y la acumulación de grasa y suciedad. Vuélvete tu mayor prioridad y recuerda que cuidarte también es productivo. Lerk, tu aliado en el placer.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

En el placer de dar placer se esconde el arte de vivir ¡Compártelo!

Follow by Email